Cine Musical siglo XXI: Biográfico

En esta primera edición, me dedico a hacer una comparativa y un pequeño análisis entre 2 representantes del sub-genero biográfico en el cine musical de los últimos años.

Por un lado la aclamada y remunerada “Bohemian Rhapsody(2018)”, ganadora de 2 Golden Globes y 4 Premios Oscar. Recaudando más de 900 millones de dólares, regalándole un homenaje contemporáneo a todos los fanáticos de Queen del siglo pasado y acercando el talento revolucionario de la banda de los 80s a las nuevas generaciones.

Por otro lado, la menos reconocida, perfil bajo que sorprendió a la critica pero no al público, la singular “Rocketman(2019)”. La cinta ganadora de 2 Golden Globes y 1 Premio Oscar recaudó mucho menos que su par quedándose en poco mas de 195 millones de dólares. Con una visión y presupuesto más minimalista, centra su historia en el ascenso y decaída del particular astro musical que fue Elton John.

Interpretaciones magistrales

Uno de los puntos más destacados de estas revisiones biográficas de artistas multitudinarios, son las interpretaciones. Francamente sublimes, la actuación de Rami Malek como Freedie Mercury le valió el Oscar a Mejor Actor de la edición número 90 de los premios de la academia. Sin embargo, quien no tuvo el reconocimiento que se merecía fue el fantástico Taron Egerton. El joven actor personifico al legendario Elton John pero con un acercamiento mucho más personal e intimo a su vida.

Ambos actores desempeñaron los mejores papeles de sus carreras en un genero cinematográfico tan interesante y complejo como lo es el musical. Ayudados por un gran parecido con las versiones jóvenes de los artistas y con un excelente trabajo de maquillaje y vestuario, ambos filmes son comparables en la veracidad con la realidad de la época.

El hito mas importante de estas 2 interpretaciones se da en la similitud milimétrica de las performance en el escenario de los artistas reales y los actores durante el largometraje. Como detalle, ambos filmes finalizan con un remake excelso de un famosísimo concierto de Queen y de un famosísimo videoclip de Elton John; es en estas escenas donde las representaciones de los protagonistas llegan al más alto nivel.

Homenaje vs Narrativa

Aquí es donde el análisis se diverge en 2 aristas, donde Bohemian Rhapsody se queda en la superficialidad de su excelente producción a forma de homenaje; Rocketman profundiza en la psiquis de su protagonista, las consecuencias de su vida y las decisiones que lo llevaron a la decadencia luego de la explosión de su carrera.

La cinta centrada en Queen peca de básica en su desarrollo pero especialmente en el 3er acto y final donde no se le termina de dar un verdadero final a los arcos argumentales de los personajes. Sino apela a la espectacularidad de una representación fantástica de 20 minutos corridos de uno de los recitales mas recordados de todos los tiempos, a modo de homenaje y goce de sus millones de fanáticos.

Por otro lado, la menos ampliamente menos popular historia del autor de “Tiny Dancer”, denota un guion más interesante forjando las relaciones, giros argumentales y crudeza de la película alrededor de la mucho mejor explorada vida de Elton John. Finalizando con una evolución del protagonista lo suficientemente satisfactoria como para considerarlo una sub trama mucho mejor lograda.

En conclusión, el espectáculo visual, sonoro, actoral, cumbre de emociones de Bohemian Rhapsody esta muy por encima del de su par. Sin embargo, es en las características más arraigadas a la propia cinematografía lo que separa en calidad a ambas películas. Dejando, en mi opinión, a Rocketman como el film más completo y valioso entre las dos.

De Facundo Carduz