Años dorados complicados

Así mantuvimos el dialogo con Inés Arrieta, una señora que nació el 19 de septiembre de 1933 y que tiene 86 años y nos va a contar un poco de lo que fue su adolescencia

Nació en Stroeder, una pequeña localidad del partido de Patagones, provincia de Buenos Aires, su familia estaba compuesta por el padre, la madre y 8 hermanos. Se vino a vivir a Punta Alta a los 18 años sola, porque tenía una hermana que vivía en esa ciudad.

El padre era hijo de españoles, trabaja en el campo y la madre nacida en Italia (vino a Argentina a los 6 años) se encargaba de los quehaceres domésticos como lavar, planchar, cocinar entre otras cosas al igual que sus abuelos.

Nos contó que pudo ir a la escuela pero en 4° grado tuvo que dejar porque la pusieron a trabajar, ella empezó a los 11 años, también cuidaba chicos, cosechaba, todos los hermanos al igual que ella tenían que trabajar.

Ellos para divertirse hacían varios juegos como las escondidas, la rayuela, saltaban la soga, pero las horas de juego eran pocas. La relación con su familia era muy buena, nunca tenían peleas, eran muy unidos. Después de unos años el papa se separó de la madre y la dejó sola con los nenes, más adelante se volvió a juntar con otro hombre y tendrían 7 hijos, que en total serian 15.Tenia buena relación con la gente del pueblo, se ayudaban mutuamente.

Después nos dijo que lo que más se comía era puchero, casi todos los días, pero esto dependía de que si la cosecha era buena o no. Pasó varios días sin comer y otros en los que la comida no alcanzaba. Las mujeres de su familia hacían cosas fuera de la casa como cuidar chicos, atender kioscos, hacer mandados a la gente del pueblo.

Fue una época difícil y dura para ella, resaltó que el papá nunca descansaba siempre trabajaba para llevar la comida. Cuando vino a Punta alta también siguió trabajando cuidando abuelos.

Por último nos contó que en su época rescataba la gente del pueblo por lo bondadosos que eran y que le gustaría volver a ir para ver como son las cosas hoy en día. Lo negativo que resaltó fue que siempre tuvo que trabajar.