Obra monumental

Llegando por la Avenida Del Libertador, por Udaondo o por Figueroa Alcorta, rodeado por Sivori, San Martín, Centenario y Belgrano, se encuentra la obra de arte mas hermosa de la ciudad de Buenos Aires y del país.

Por momentos vació pero glamoroso y en eventuales situaciones repleto y colorido. Lleno de nervios o alegrías, de llantos o risas. Con esos aviones a punto de aterrizar en Aeroparque o abandonando la ciudad.

max-calidad-monumental-crop1543682036495-jpg-1693159006

Dentro de esas paredes, en tribunas de tablones, se encuentran mas de setenta mil borrachos saltando, cantando y alentando a once guerreros que dan la vida por una camiseta con una banda roja que atraviesa su pecho, su alma.

Rojo y blanco utilizó el artista para componer la infraestructura mas poderosa de Nuñez a la cual llamó Antonio Vespucio Liberti, que se enardece un domingo y descansa los lunes.

Eso sí, por mas que no compartas la pasión, toso el mundo sabe que eso que están viendo, es monumental.