¿Qué haríamos sin cadenas?

Darío Sztajnszajber (Szeta) se presentó en Bahía Blanca con su obra “Salir de la caverna – filosofía y rock” en el Teatro Gran Plaza. El espectáculo que brindó el filósofo el sábado 29 se presentó a sala llena y con un cálido recibimiento del público bahiense a un reconocido licenciado que volvió a la ciudad con un nuevo espectáculo esta vez.

El espectáculo giró sobre la Alegoría de la Caverna de Platón en su libro “La Republica” con el objetivo de poder romper las cadenas para encarar la “libertad” desde otro punto de vista. A su vez, este gran evento estuvo acompañado con música de Rock Nacional, de la mano de Lucrecia Pinto para darle un matiz de arte a la filosofía que se escuchó. La explicación de por qué fue elegido ese nombre para presentar su presentación.

Letras de Alberto Spinetta, Fito Páez, Charly García, Gustavo Cerati entre otros, acompañaron la voz de Darío. Lucrecia igualmente no estaba sola, se apoyada en una banda compuesta por un guitarrista, un bajista, un teclado y una batería marcando el ritmo.

Un monólogo en su comienzo preguntándose por “el haber”, “la nada”, el “silencio”, la “muerte”, y explicando que es la filosofía. Sobre todo, para que sirve o a que responde, ya que muchos la creen una ciencia que no sirve para nada.

“Se hace preguntas para cuestionar las respuestas existentes”

Un espectáculo entretenido, de reflexión y explicación en la voz de un capacitado. Interacción en más de una oportunidad con el público sobre las Preguntas existenciales que nacen en uno de chico, buscar respuestas a esas preguntas, que no se encuentran. Amor por lo imposible, eso es la filosofía dijo Darío en un momento.

Preguntas existenciales, cuales son las cadenas que llevamos puestas, que resuelve o que alienta la filosofía, entre otras cosas se vivía un sábado hablando con la filosofía. El profesor de la UBA agradeció al público por acudir ese día, siendo fin de semana, para escuchar y debatir sobre la filosofía.

Así como hablo de la alegoría de la Caverna, eje central de la charla, también nombro a un filósofo francés importante como Foucault. Sus libros “Historia de la sexualidad”, “Las redes de poder” y “Vigilar y castigar” fueron traídos y referenciados por el filósofo porteño explicando un poco la actualidad y la practicidad para vivir el hoy. Construcciones panópticas de las cárceles, y su comparación con la forma de actuar del poder.

“La filosofía no resuelve problemas, los crea”

Trajo a colación en su segunda parte a Michael Foucault, filósofo que escribió libros referentes para Sztajnszajber. Nombrando un descripción conocida: el ojo que todo lo ve, PANOPTICO. Ejemplificado en muchas cárceles de nuestro país, algunas siguen de pie, mostrando la forma de poder que se ejerce, mirando desde arriba y controlando todo. TODO ES PANOPTICO. El poder somete, pero donde hay poder, hay resistencia. El autodisciplinamiento que se genera mediante el poder es un medio de control panóptico.

Cerró la comparación de libros y autores con la saga Matrix. Un poco de humor y música para cerrar un show que duro casi 2 horas, y que no tuvo desperdicio alguno.

 

EL EJERCICIO DEL PODER ES SIEMPRE CONTRA UNA RESISTENCIA.

EL PODER CREA SUS PROPIAS RESISTENCIAS PARA PODER EJERCER.

NO SEAMOS LA RESISTENCIA QUE BUSCA EL PODER.

LA FILOSOFÍA ES UN EJERCICIO DE RESISTENCIA.

 

NO HAY PEOR PODER, QUE EL QUE NO SE VE.

 

Te esperamos pronto con algún nuevo espectáculo. Dario Szeta.