Cátedra libre sobre genocidios

El pasado martes 22 se dictó en Bahía Blanca una cátedra sobre genocidios. La misma tuvo lugar en el Auditorio del Colegio de Abogados de nuestra ciudad, ubicado en Sarmiento 64. Alrededor de 100 personas se hicieron presentes para escuchar lo que tenían para decir Leandro Picado, abogado  bahiense y Franco Marcelo Fiumara, Juez en lo Criminal en el distrito de La Matanza.

Raúl Woscoff fue el encargado de abrir esta cátedra, donde presentó a los dos disertantes. Primero fue el turno de Picado, quién ahondó sobre los cambios que sufrió el Código Penal y la Constitución durante el último tiempo, principalmente por distintos tratados americanos y mundiales. Siempre habló en primera persona, y todos aquellos que lo conocen se lo recalcan como algo malo, como una arista a mejorar.

Por su parte, Fiumara se mostró de otra manera, hablando de otra forma, como un poco más preparado y estudiado. Él hizo énfasis en los Juicios de Núremberg, los mismos que se encargaron de procesar a todos aquellos líderes del partido Nacionalsocialista. Bajo la tutela de Adolf Hitler, los nazis hicieron del mundo un lugar oscuro, más que nada para los judíos, quienes fueron perseguidos, torturados y asesinados por aquella idea de la  superioridad de la Raza Aria.

Los resultados de estos juicios no tenían precedentes, se empezó a encarcelar a los líderes de aquel partido político por crímenes de guerra, y las Naciones Unidas se hicieron eco de éstos dictámenes, las cuales sentaron bases para muchos países del mundo, entre los cuales entró Argentina.

Hablando específicamente de la charla, fue un tanto aburrida, pero el problema principal fue la falta de tacto de los disertantes para lograr cautivar a los oyentes, básicamente porque usaban palabras muy específicas del derecho, que no todos los presentes entendieron. En líneas generales era una muy buena propuesta, pero flaquearon en la parte comunicacional.